Seleccionar página

Los cinco grandes para armar una casa

19

MARZO, 2018

No es una misión imposible armar una casa.
En general todos nos estresamos mucho cuando tenemos que mudarnos: Hay una gran pelea entre los ideales y lo que podemos hacer, limitados por el tiempo y el dinero.

Se entrecruzan en el cerebro desde lo que hay que tirar y clasificar hasta «cuanto puedo gastar en un sillón», el afecto por el souvenir kitsch de una fiesta o elegir un color que no pase de moda (imposible! hasta el más neutro de los neutros, agota. Y el mejor color del mundo molesta si no combina con el de al lado. Un error muy común es poner todos colores similares y sin contraste).

Recomiendo empezar y concentrarnos en los 5 grandes

1 Color

2 Cama

3 Sofá…y una mesa baja

4 Artefactos eléctricos empotrados…y una lámpara de pie

5 wifi…y mueble soporte TV

Color en las paredes

 

Contando con un casa o departamento terminado, elegir el color de las paredes es lo más importante. La pintura protege, impermeabiliza, da un acabado agradable y ahuyenta plagas. El color armoniza y contiene al resto de los elementos que vamos a incluir. Da el fondo. El color casi no tiene costo, hay muy poca diferencia con pintar de blanco. El color, como la iluminación, es un gran elemento intangible que llena el espacio.

«El color, como la iluminación, es un gran elemento intangible que llena el espacio.»

Cama

 

Después de las jornadas extenuantes de mudanza, es necesario una cama confortable y con buena ropa de cama (prefiero la blanca de algodón de 400 hilos, mínimo). En posición horizontal, pensamos mejor. Después del reinado indiscutible del sommier, vuelve la cama. Además técnicamente nos pasamos un tercio de nuestra vida, durmiendo. Podemos incluir en esta compra unas buenas toallas, también blancas. Más fáciles de lavar al no tener que separar por colores.

Croquiz en lápiz y aquarela

Sofa

 

Porque miremos tele, usemos dispositivos electrónicos o recibimos amigos, el sofá nos va a dar muchos buenos momentos. Por cuánto tiempo? Por lo menos 10 años. Entonces por que no gastar en el sofá y en la tela para tapizarlo lo que gastamos en 10 compras semanales de supermercado? Blanco, solo si es con funda para lavar, de lo contrario colores como el rojo, naranja quemado, azul, verde, pueden ser muy prácticos y alegrarnos la vida con su presencia.
La escala, es el item donde la mayoría cometemos errores al decorar la casa.
Debe haber suficiente espacio vacío alrededor de los muebles en tu living para crear movimiento y facilitar la circulación. Una habitación pequeña requiere un sofá pequeño, no importa cuánto te gustaría un esquinero para mirar tele, comprar un sofá demasiado grande te obliga a empujarlo contra la pared, lo que significa que perdés la circulación por afuera de la zona de reunión: todos van a cruzarse en tus conversaciones, películas o partidos de fútbol.
Mesa baja: Muy grande, casi del mismo largo que el sofá, para poder comer en ella. La altura? La misma que la altura de asiento del sofá.

Artefactos eléctricos embutidos

 

Odio las bombitas colgando, tanto como me gusta la luz que dan las lámparas de pie o las de apoyo. Sugiero empotrar o aplicar luces led cálidas o neutras en todos los cielorrasos y solucionar la luz ambiental. Ya vamos a tener tiempo de elegir una lámpara escultural o con un buen haz de luz para generar volúmenes en el ambiente. Por las dudas  puedas elegirlas en este momento: Las lámparas de mesa deben ser lo suficientemente altas como para que la parte inferior de la pantalla esté al nivel de los ojos cuando estamos sentados cerca de ella. Y una colgante sobre una mesa (como una mesa de comedor o una isla en la cocina) debe ser tan grande como para equilibrar visualmente la superficie que está por debajo de ella, alrededor de 30 cm más pequeña que el diámetro o el ancho de la superficie de apoyo que ilumina.

Lámpara de pie Brera II, Creativemary

Lámpara Studio de Laura Bilde

Wi-fi

 

La buena conexión de internet, no solo para ver contenidos, sino para archivar en la nube desde comprobantes de pagos hasta playlist. Así nos deshacemos de torres de cds a punto de perder el equilibrio, revistas, catálogos, tarjetas personales, papeles. Liberamos espacios, todo es más fácil de limpiar, mantener ordenado y de buscar lo que realmente necesitamos Y si entra en el presupuesto, una gran pantalla y un muebles para organizar todos los cable. (Lamento que la tecnología wireless no nos permita, todavía, deshacernos de ellos).
Prefiero los interiores con grandes y pocos volúmenes, despejados, con espacio para circular. Espacio físico y mental para futuras elecciones.
Ahora sí, a vivir la casa. Descansar del simbronazo y recuperarse. Apurados y estresados no tomamos buenas decisiones. Después de un tiempo de vivir la casa vamos a estar en condiciones  de encarar la segunda etapa: Evaluar que necesitamos y que nos gusta…
Y para todas las críticas (que nunca faltan) a nuestro proyecto, siempre tendremos el «todavía no está terminado…»

¿Te gustaría enterarte de las nuevas notas y entradas del blog?.
Subscribite al boletín de novedades